El primer selfie fotográfico de la historia


El Fenómeno del Selfie: De su Origen a la Actualidad

El selfie, una palabra que resonó en los oídos del mundo digital y que ahora es parte integral de la cultura de las redes sociales, es mucho más que una simple fotografía. Un selfie es una imagen autorretratada, típicamente tomada con una cámara digital o un teléfono inteligente. Esta práctica, que a primera vista parece moderna, tiene raíces históricas que se remontan mucho antes de la era de los smartphones.

¿Qué es un selfie?

En la era moderna, el término «selfie» se refiere específicamente a un autorretrato fotográfico, generalmente tomado con una cámara de teléfono inteligente y a menudo compartido en las redes sociales.

El origen de la palabra es relativamente reciente; se popularizó en la primera década del siglo XXI, aunque su primera aparición documentada data de 2002 en un foro australiano. La palabra «selfie» fue nombrada «Palabra del Año» en 2013 por el Oxford English Dictionary, reflejando su ubicuidad en la cultura contemporánea.

La primera foto selfie de la historia

Primer selfie de la historia por Robert Cornelius
Primer selfie de la historia por Robert Cornelius

El primer selfie de la historia se atribuye a Robert Cornelius, un químico y fotógrafo amateur estadounidense, tomó lo que se considera el primer autorretrato fotográfico.

La imagen, capturada en una placa de daguerrotipo, muestra a Cornelius parado en el patio de su familia en Filadelfia. La fotografía no solo es notable por ser el primer selfie conocido, sino también por el proceso técnico y el contexto histórico en el que fue tomada. En esa época, la fotografía estaba en sus etapas iniciales de desarrollo, y la técnica del daguerrotipo, un proceso que empleaba placas de plata tratadas químicamente, era uno de los métodos más avanzados disponibles.

Cornelius, aplicando sus conocimientos de química, logró innovar en este proceso. Su autorretrato también destaca por su expresión seria y la mirada directa, elementos poco comunes en las fotografías de esa era, debido a los largos tiempos de exposición requeridos.

El Selfie Moderno

Arriba, pintura de Zenaida Serebryakova que algunos consideran el primer selfie moderno de la historia.

En la actualidad, el selfie ha evolucionado más allá de ser simplemente una forma de autorretrato. Se ha convertido en un medio de autoexpresión y comunicación, impulsado en gran parte por la proliferación de teléfonos inteligentes con cámaras de alta calidad y la omnipresencia de las redes sociales. Las plataformas como Instagram, Snapchat y TikTok han transformado el selfie en un fenómeno cultural, donde no solo se captura un rostro, sino que también se narran historias, se expresan emociones y se construye una identidad digital.

Controversias sobre los selfies

No obstante, esta evolución no ha estado exenta de críticas y desafíos. Mientras algunos celebran el selfie como una forma de empoderamiento y autoafirmación, otros lo critican por fomentar la narcisismo y una obsesión por la imagen personal.

Además, la constante búsqueda del «selfie perfecto» ha planteado preocupaciones sobre la seguridad, con numerosos incidentes reportados de personas que se arriesgan demasiado por capturar una foto única.

A pesar de estas preocupaciones, el selfie sigue siendo una parte integral de la cultura contemporánea, reflejando tanto nuestra humanidad como nuestra adaptación a un mundo cada vez más digitalizado.

Compartir es bueno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *